Me es difícil realizar esta redacción porque me es imposible plasmar todo el bienestar y felicidad, que se ha cambiado en mi vida desde que tomé el Seminario. Estando en una reunión un Miembro nos informó que había un Centro en la ciudad y nos dio el Domicilio, y lo más pronto que me fue posible acudía a recibir purificación.  Acudí inmediatamente porque me sentía muy mal físicamente de noche y de día tenía dolor lumbar sacro y mis pies, casi ya no podía caminar y después de recibir purificación sentía mejoría y hasta hoy en el 2010 puedo demostrar que hasta puedo correr ya soy persona de 3ra. edad.

 

Para esto cabe mencionar que soy enfermera, y consultaba a los médicos y nunca supieron que tenía, yo pensaba que no les interesaba mi problema y me indicaba analgésicos (pastillas para el dolor) aún así mi mejoría era mínima y cada día empeoraba, por fin me dijeron que estaba inflamado el nervio lumbar y yo seguía recibiendo purificación en lo cual fui mejorando lento pero seguro; y así, gracias a Dios realice el Seminario Intermedio en Colima, fue un logro positivo para mí; ya que por ahora después de muchos años no siento esos dolores de espalda que después que gracias a los esfuerzos de los Misioneros pude asistir al 50 Gran Aniversario a la sede en Japón en uno de los ensayos sentí un dolor tan fuerte en la región sacra, que pensé que no podría realizar el baile, que con tanto esfuerzo habíamos practicado; pero de repente ya no tenía el dolor y así me fue posible bailar para Dios, por lo cual me sentí muy feliz y agradecida y me sentía como si estuviera en un plano tan elevado que solo sentía felicidad de ver a tanto Miembro tan alegre y feliz de estar en la Ceremonia de Aniversario. Eran días muy felices.

 

Deseo mencionar que sentí mucha felicidad de haber saludado al Maestro Sagrado y haber cruzado con Él unas palabras, gracias Dios y gracias a usted Maestro y todos los Miembros que hicieron posible esto. Gracias por los rezos de amor.

 

Miembro de Guadalajara, México

Sobre El Autor