Yo nací en el estado de zacatecas, en una zona rural, en el año de 1956.

Hoy quiero compartir con Ustedes mi testimonio, mi experiencia en la Organización Mundial de Luz Divina, desde que tenía como 25 años de edad padecía de infecciones recurrentes de amígdalas y a consecuencia de ello sufría de insuficiencia respiratoria, y cuando acudía al hospital por motivo de crisis agudas, pues los bronquios se me cerraban casi por completo y no podía respirar, los médicos me decían que la enfermedad solo la podían controlar, pero no curar de forma definitiva, hasta me vi en la necesidad de utilizar bronco dilatadores por muchos años, hasta que un excelente día conocí el grupo de la Organización Mundial de Luz Divina, esta maravillosa Enseñanza Divina que nos permite limpiar nuestro espíritu primario, mente secundaria y cuerpo acompañante, también nos permite ayudar a nuestros ancestros y a otros espíritus encarnados.

Gracias a la luz divina les puedo decir que ya no tengo el problema bronquial, que ya puedo respirar con libertad, pues sin respirar el cuerpo no puede realizar sus funciones fisiológicas, por eso cuando no podía respirar sentía que la vida se me iba, y siempre le pedía a Dios por mi salud y también por mis antepasados, pues mi padre también padecía de la misma enfermedad y el murió de un ataque asmático y su corazón dejo de latir. Gracias a Dios Su tengo la oportunidad de estar aquí con la Organización Mundial de Luz Divina y realizar el servicio divino basado en el AMOR ALTRUISTA PRACTICANDO LAS ENSEÑANZAS DE LA LUZ DIVINA y estoy feliz me siento muy bien de salud a pesar de las bajas temperaturas que hemos tenido, pues Dios Su hizo arreglos en mi vida para que yo lograra, hacer el viaje a JAPON, AL TEMPLO para ser testigo del gran acontecimiento del gran festival del 50mo. Aniversario, y no dejo de agradecer infinitamente el milagro de haber participado junto con mis compañeros con el baile (el son de la negra)  ofrenda de agradecimiento, esto fue maravilloso para todos y cada uno de los que participamos en este magno y trascendente evento para toda la humanidad, gracias a la luz divina lo pude realizar sin ningún contratiempo por el problema respiratorio, anteriormente no me era posible realizar ningún ejercicio físico, pero hoy lo puedo hacer, hasta puedo realizar caminatas y trotar, actividad que ya no realizaba desde hace mucho tiempo, y este es un gran milagro palpable GRCIAS DIOS.

También tengo que agradecer que me haya permitido tomar mi seminario intermedio, que tanto deseaba tener ese aprendizaje, que me ha permitido evolucionar espiritualmente GRACIAS DIOS.

Miembro de Guadalajara, México

Sobre El Autor